Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

15 noviembre, 2014

Un abrigo parisino....

Este no es el típico abrigo de fondo de armario....es un abrigo para ocasiones especiales,  para tardes de paseo por París , para mañana de domingo con un brunch...sí sí, un abrigo pijo....
Tampoco es para cualquier tipo de mujer, es para una femenina, como mi sobrina. Sí , estoy segura que lo disfrutará y lo lucirá mejor que mejor, eso sí, le auguró muchas visitas a la tintorería...es lo que tienen los materiales nobles y de estos colores.
Es un abrigo de confección moderna, con cantos cortados a tallo que se despelucharán un poquito con el uso, pero en esta ocasión no quería aplicar técnicas convencionales de remate, tiene también un ligero aire oriental, no creéis?  Esta confeccionado en tejido de lana rizada, vistas de punto roma entretelada y forro de tafetán. Precioso y favorecedor.


Coco uaua, coco uaua, coco coco ua



Soy de esa generación marcada por el coco ua,  : cuando era pequeña su mamá se fue...( léase cantando) y ella muy solita se quedó ooo, por mi querido Marco, el no te vayas mama...no te alejes de mi...Adiós mama pensare mucho en ti.....de la amiga de Heidi sentada en una silla de ruedas... es decir...soy de una generación  preparada para sufrir desde niñas. Qué tontas nosotras que no sospechábamos que el destino ya nos iba enseñando con las lágrimas derramas en la niñez  y sin embargo no, no me prepararon para la fealdad de los tiempos actuales, para las manadas de  mangantes, como bien decía Sabina en su canción, los despidos a bocajarro: por la mañana te sonrío en la cara y por la tarde no sabes por qué te han cortado el teléfono de empresa, para ver a manolito, al que le han dado un carguito, que no sabe ni coger los cubiertos, intentando darte de lecciones no se sabe ni de qué. Para ver como todo un país se viene abajo porque eso, precisamente eso que me dieron mis padres y que no vale dinero, ya no existe: los valores, la educación y SER PERSONA antes que nada en la vida.
Y como no me da la gana de dejarme vencer y  arrastrar por esta clase de gente, que no gente con clase, que últimamente,  y por un tiempo demasiado largo ya parece atenazar la alegría y tranquilidad de familia, amigos y conocidos a mi alrededor pondré toda mi energía en rodearme de cuantas más cosas bonitas pueda, de detalles, de rasos y gallinas....porque la criticada vanalidad mucho ayuda a luchar contra la terrible fatalidad.


05 octubre, 2014

Cara o culo....

A veces pasa que coges unos kilitos y ahí están. ..ahí,  ahí abajo...y se quedan y no se van. . . Y sin embargo esos kilitos que tanto pesan en el trasero te hacen tener una cara resplandeciente...este vestido es un poco para eso.... siempre me ha parecido que el blanco con dorado es una combinación ganadora para el verano, muy favorecedora con un poquito de moreno,  pero un vestido blanco pegado...buf...no lo veo claro.  Este corte de prenda suelta no me había llamado nunca la atencion hasta ahora, me parece muy elegante y con unos buenos tacones me requetegusta,  es muy Pierre Cardin,  también es un aliado pero esos días que eliges cara en vez de culo.
Esos pespuntes con hilo dorado me han  quebrado la cabeza...se rompía,  se rompía,  se rompía ....al final encontré la combinación perfecta de tensiones y agujas que me dejo terminarlo.
Además tengo los zapatos perfectos para este vestido! !




Falda para un día de calor

Estoy harta del calor, es un hecho y quiero que llegue ya el otoño, pero mientas tanto he intentado ir sacando mis telas de verano. Hacia mucho que no me hacía nada con un tejido africano...éste tiene ventiladores, desde que lo vi una flecha se clavo en mi corazón...el problema es que yo me creo una princesa y siempre me hago ropa de evento y claro....que hago yo vestida de princesa para ir a trabajar a una fábrica o una obra....¿y que le hago yo si tengo alma de princesa?
Estoy contenta, me recomendaron un blog y de éste llegue a un club de lectura de Facebook,  El Club Pickwick : leen clásicos y luego los comentan, estoy segura que esta lleno de princesas frustradas como yo a la que le gustaría ir vestidas con faldas de ventiladores todo el día. 


In the mood for LOVE...

¿Donde vive la inspiracion? ¿Donde la podemos encontrar? estoy segura que existen tantas fuentes como personas; mientras uno se inspira contemplando, otro se inspira leyendo, otro oliendo y así va la cosa... No podemos obviar que el cine es una de esas grandes fuentes de la que todos bebemos, que nos transporta, que nos hace soñar en mundos venideros, paralelos, en mundos pasados que quisimos habitar. Este tejido viaja desde allí,  desde los mundos de las geishas,  las sedas y los rituales,  ya hace casi 5 años que la tenía y el temor a no darle un digno final hizo que no la cortara hasta este mismo verano... todo tiende a su destino y el de este vestido ha sido influido por el cine, por películas que han embelesado mis sentidos y han  dirigido mis puntadas: Las flores de la guerra, Yip Man, the gran máster o In the mood for love, todas ellas cargadas de colorido y tradición. 


He de decir que ese  corte que baja desde el escote hasta la sisa opuesta ha dado sus quebraderos de cabeza...y la manera de ajustarlo bien al cuerpo como ellas los llevan, sólo que con cuerpos menos voluptuosos que el mio. El tamaño del cuello Mao (debido a Mao Zedong, exdirigente Chino) también ha sido un punto de fricción, ya que los cuellos antiguos eran más bajos, pero las corrientes más modernas los han elevado hasta cotas que hacen incómodo el girar la cabeza, he intentado algo intermedio en este vestido. La tela, cuajada de flores de Sakura,  la compré en Nunoya, en barcelona, y las flores de lentejuela vienen desde oriente...juntas de la mano con la inspiración.


25 agosto, 2014

Monet y yo....

Ya de vuelta en el día a día tras las vacaciones, es decir, estoy amargada... .Estas vacaciones me han ayudado a recordar que yo antiguamente era un ave nocturna, a la que le gustaba disfrutar de la noche mientras la ciudad dormía, y como la cabra tira al monte,  he aprovechado para leer y ver películas hasta altas horas de la madrugada mientras mi marido dormía a mi lado como un bebé, ha sido una verdadera terapia. Ahora de vuelta al trabajo, me veo obligada ,en contra de mi voluntad, a ajustar mis ritmos circadianos y también ponerme a dieta, porque: ¡Horror! ,en los últimos meses he subido peso y todo todo y todo me queda apretado. Para no desfallecer con todo esto, me motiva creerme monet y hacerme un vestidito suelto,  en tanto no bajo un poquito y porque me gusta este patrón, con esta telita ideal ideal de Nani Iro, que tiene por nombre bird eyes.  Se trata de una tela de algodon doble extremadamente fresquita y de una calidad fantástica,  no son las telas más baratas del mundo pero de verdad os las recomiendo. Yo la compre en Nunoya en Barcelona pero también se pueden encontrar por internet.
 
He decidido que a partir de ahora, voy a tratar cada una de mis prendas como si de alta costura se tratase, mimando todos y cada uno de los detalles. Así que este vestido lo he rematado con unos bieses que hice con seda tailandesa color rosa flúor,  cosidos en su interior a punto  de lado a mano , le cierro la espalda con un botoncito de swarovski de verdad con la presilla realizada en torzal amarillo con punto de festón también a mano. Además tiene un bolsillo transparente hecho con un retal de organza de seda que tenia por ahi. Asi de esta manera me iré haciendo con un armario 10.

11 agosto, 2014

La provenza en el corazón. ...

Tres amigas, una año de espera, un sombrero, mil flores en los vestidos e ilusión en el corazón.
Así salimos las tres desde Barcelona rumbo a nuestro destino de vacaciones, íbamos a hacer la Ruta de La lavanda, un viaje en coche por la zona de La Provenza, en Francia. Mucho habíamos leído acerca de la zona, yo la descubrí en un reportaje de la revista Telva, visto películas como Un Buen Año , y sin embargo no estábamos preparadas, preparadas para tanta belleza, tantos colores, tantas charlas y momentos de descanso .
Las vacaciones sirven para calentar el corazón y hacer que todos los avatares del invierno y la vida diaria cobren un sentido: el sentido de la vida , de los buenos momentos y de la amistad.
Comimos,  bebimos,  observamos, olimos,  oímos y reímos,  no sólo cumplió nuestras expectativas este viaje, sino que generó en nosotras el firme propósito de volver.
La provenza tiene el olor de la lavanda, el sonido incesante de las cigarras, la luz del paraíso y el sabor de la cocina realizada con cariño y esmero.


Nuestra base estuvo en un lindo y pequeño pueblo llamado Bonnieux, nos hospedamos en un coqueto hotel llamado hotel panoramique César, con mucho encanto, sin grandes lujos pero de buen precio y llevado maravillosamente por una familia y un precioso perrito que se hizo muy amigo mío. Las vistas panorámicas desde su restaurante, uno de los mejores de la región: un lujo y las veladas nocturnas con un pastis y amenizadas con música swing a lo más "you don´t mean a thing if you ain´t got a swing", harán que el invierno sea más sencillo de sobrellevar cada vez que las recuerde.
Bonnieux es un pueblito muy tranquilo, si alguien quiere más movimiento y salidas nocturnas quizá este no sería su destino ideal, pero para nosotras sí lo fue. Es curioso, porque en cada pequeño pueblo hay una tienda de arte como mínimo, lo que habla bastante bien de la cultura de esta nación.



En un país como Francia, la gastronomía es una parte importante del viaje ,comimos vol au vent, pato asado, pichones, ensaladas deliciosas, quesos franceses, patés , frambuesas amarillas y  bebimos vinos de la región , licores de anís y algunas veces agua....y todos los días petit dejeuner con los ricos croisants de la panadería del pueblo, una de esas de las que casi no quedan y en la que entras y ves la elaboración y horneo del pan, ilusos nosotros que creemos que vivimos en una era más civilizada y lo que nos estamos convirtiendo es en unos burros, que vamos al supermercado del barrio y creemos que estamos comprando pan de pueblo ... En fin, nosotras nos lo comimos todo porque, gracias a Dios,  no vivimos de nuestros cuerpos....


Desde este, nuestro centro base sito en Bonieux,  nos desplazamos a un sin fin de pueblitos medievales, todos ellos cargados de historia como Gordes, donde morimos de amor por lo precioso de sus calles; Sault, zona donde campos y campos de lavanza fina parecen abrazarte en el camino; L´Isle Sur la Sorge,  pequeña ciudad de anticuarios donde yo necesitaba llevarme cosas llenas de historia y otras huellas a mi casa; Aix en Provence,  bonita y pequeña ciudad de donde tuvimos que salir corriendo porque nuestras tarjetas comenzaron a echar humo;  Cassis , pueblo costero con visita frustrada  a las famosas calanques por una   (deseada por mi , porque soy canaria y aquí no hay de eso) tormenta de verano, dicha visita fue sustituida por una sopa bullavaise de a 50 euros la ración! Deliciosa y sin arrepentimiento, que como dice mi hermana, comerla suponía una cuestión  de culturilla general y para todo lo demás máster card, la volvería a comer y la volvería a pagar.
 

En fin, estuvimos en un sin fin más de sitios,  todos ellos preciosos, sin que uno sólo  haya dejado de gustarnos, otros tantos no visitados han quedado para futuras expediciones. Conclusión: los franceses están en todo su derecho de estar muy orgullosos de su país, limpio, ordenado, respetuoso con la tradición y acogedor como pocos,  he descubierto un país difícil de dejarme indiferente y una región que se que me acompañará en sucesivas escapadas durante el resto de mi vida. 

La provence Cest ci bon ! ! !